Una de las montañas más emblemáticas de Cataluña por los senderistas es sin lugar a dudas el macizo del Pedraforca con sus dos cimas, el Pegulló Superior con una altitud de 2.506 msnm y el Pegulló Inferior con 2.445 msnm.

El Pedraforca se encuentra situado en la comarca de Berguedá y su acceso es posible por las poblaciones de Gósol y Saldes. En nuestro caso hemos optado por ascender desde el mirador de Grasolet desde la población de Saldes siguiendo la pista forestal que une esta población con la de Bagá.

Probablemente no encontraras aparcamiento en el mismo mirador así que la mejor opción es seguir la pista unos metros más arriba hasta llegar al poste informativo para poder llegar el Refugio de Lluís Estasen que se encuentra a unos 10 minutos de la pista forestal. Desde el refugio seguiremos el sendero que se adentra al bosque en el pie de la montaña en sentido norte hasta llegar a la Canal del Coll de Verdet.

Vista desde el macizo del Pedraforca al mirador de Gresolet

Este primer tramo te será bastante suave hasta este punto, a partir de la canal subiremos por el lomo de la montaña siguiendo el afluente para poder llegar al Coll de Verdet a unos 350 metros más arriba.

Ya nos encontramos a unos 1900 msnm, y tenemos unas vistas increíbles de las caras este y oeste de la montaña desde el Coll de Verdet, te recomiendo que descanses en este lugar para hacer un pica pica y recuperar fuerzas para el siguiente tramo del itinerario.

El paisaje nos cambia bastante desde Verdet, ahora tenemos un tramo bien conocido por los senderistas, la orografía pasa a ser bastante más escarpada con tramos verticales que su acceso solo es posible mediante grimpada en la roca con tramos equipados con unas cadenas para poder solventar pequeñas paredes verticales.

Macizo del Pedraforca

Antes de poder culminar las cima debemos de pasar por dos cimas intermedias con desniveles entre ellas que ronda los 50 metros de grimpada, el esfuerzo vale la pena una vez llegas al Pegulló Superior con unas panorámicas increíbles.

Solo nos queda la última prueba del recorrido, sin duda la más temida desde el mismo momento que ves la montaña desde su pie, su tartera con más de 800 metros de desnivel en apenas 1km de distancia.

Te aconsejo descansar y si vas bien de tiempo parar para comer en la cima antes de bajar al collado de la Enforcadura para hacer el descenso por la tartera.

En el año 2016 se inició los trabajos para acondicionar con un camino la tartera para preservarla después de su mal estado con la gran afluencia de montañistas en los últimos años, fruto de este trabajo ahora es posible bajar la tartera en mejores condiciones pudiendo reducir los accidentes que se producen cada año por tropiezos, resbalones, torcedoras o rotura de piernas.

Tartera del Pedraforca

GALERíA DE IMÁGENES